Rivera Mi Ciudad - Portal de Noticias de Rivera Rivera Mi Ciudad - Portal de Noticias de Rivera

Denunció a policías pero tuvo "inconsistencias" de memoria y no se probó la agresión

Carlos Negro entendió que el hombre no faltó a la verdad a propósito, sino que la "imprecisión" de su relato se debió a problemas en su memoria

ACTUALIDAD 02 de abril de 2020 Victor Camargo Victor Camargo
1583880916050

La denuncia que realizó Daniel Piñeiro, el funcionario municipal que dijo haber sido víctima de golpes y hasta de disparos por parte de policías que lo detuvieron el 5 de marzo en un operativo de rutina, fue archivada por el fiscal Carlos Negro, porque no se encontraron pruebas que certificaran la versión del denunciante.

El hombre había difundido un audio en el que relataba que aquel jueves, sobre las 22 horas, los policías que le pidieron documentación luego de detenerlo en su moto lo maltrataron, amenazaron y que cuando intentó fugarse le dispararon al menos cuatro veces. Había dicho además que una de las balas le hirió en la pierna y que luego le pegaron "hasta el cansancio", según consta en el dictamen del fiscal en el que fundamentó el archivo de la indagatoria, y al que accedió El Observador.

Sin embargo, en el mismo documento, Negro determinó que Piñeiro no tuvo intención de cometer un delito al realizar una denuncia que a la postre no pudo ser probada. Si bien la conducta del denunciante podía haber incurrido en un delito de calumnia y simulación de delito, para el fiscal no fue así y entendió que se trató de un problema de memoria.

El artículo 179 del Código Penal castiga con tres meses de prisión a tres años de penitenciaría a aquel que "a sabiendas denuncia a la autoridad judicial o policial, o ante la Junta Asesora en Materia Económico Financiera del Estado o ante un funcionario público el cual tenga la obligación de dirigirse a tales autoridades, un delito que no se ha cometido, o que simule los indicios de un delito, en forma que proceda la iniciación de un procedimiento penal para su averiguación". 

"Sabido es que la memoria humana no funciona como un registro fotográfico, y que lo que guardamos son apenas recuerdos impregnados y contaminados de otras vivencias que deforman los hechos realmente ocurridos, incluso cuando nos perecen muy frescos y claros", escribió el fiscal en su dictamen, y en un pie de página citó al docente chileno Mauricio Duce, quien afirmó en un una publicación académica que "la ciencia ha esclarecido que la memoria opera más bien como un trabajo de reconstrucción de imágenes a partir de información normalmente limitada, en muchos casos imprecisa y que es complementada con nuestras propias creencias y conjeturas".

En este caso, la "reconstrucción de imágenes" elaborada por Piñeiro adoleció de varias "inconsistencias", como también lo detalló Negro en su dictamen. Las pericias no pudieron confirmar con certeza que siquiera haya habido un solo disparo, el examen forense descartó que haya sido víctima de un ataque feroz –"las lesiones provocadas al denunciante no superaron los límites de las propias derivadas de una detención y reducción forzosa en ocasión de fuga", dice el fallo–, y tampoco se corroboró que los policías le hayan tirado el bolso a 15 metros cuando fueron a revisarlo, como dijo Piñeiro que ocurrió. 

Pero para Negro, todo ello se debió a "una imprecisión" sin mala voluntad, que puede justificase por "el estrés vivido en circunstancias de un diferendo con funcionarios policiales, las horas de trabajo y cansancio acumulados (casi quince a esa altura de la jornada), y el estado de alteración en el que notoriamente se encontraba". Y eso también fue lo que, a consideración del fiscal del caso, llevó a Piñeiro a molestarse con la solicitud policial y que intentara entonces una fuga que fue frustrada por los agentes.

Fuente : El Observador 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias