Portal de Noticias Rivera mi Ciudad Portal de Noticias Rivera mi Ciudad

Pasajeros australianos y neozelandeses serán repatriados este jueves del crucero

Esta operación fue coordinada entre las Cancillerías uruguaya y australiana y la empresa de cruceros. El vuelo partirá de nuestro país con destino a Melbourne, Australia.

ACTUALIDAD 07 de abril de 2020 Fabio Olivera Fabio Olivera
725595

El gobierno uruguayo autorizó el aterrizaje y despegue de un vuelo chárter el día 9 de abril. Se trata de un avión médico contratado por la compañía de cruceros Aurora para repatriar a los pasajeros australianos y neozelandeses del Crucero Greg Mortimer.

Esta operación fue coordinada entre las Cancillerías uruguaya y australiana y la empresa de cruceros. El vuelo partirá de nuestro país con destino a Melbourne, Australia, según informó Cancillería.

La compañía elevó además el número de contagiados con covid-19 a 128, desde los 81 que había confirmado el lunes, y dijo que 89 dieron negativo para el virus. Sin embargo, el gobierno uruguayo se maneja sobre la base de que todas las personas que viajan en el crucero están contaminadas.

"A pesar de que en las cuentas iniciales hay muchos negativos, estamos trabajando sobre la hipótesis de que todos están contagiados o contaminados", dijo el lunes el canciller Ernesto Talvi.

El Greg Mortimer, con bandera de Bahamas y más de 200 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo, está fondeado a unos 20 km frente a la costa de Montevideo desde hace más de una semana.

Hasta ahora, el gobierno solo permitió descender a seis pacientes con "riesgo de vida". Se trata de tres australianos, dos filipinos y una británica que están siendo atendidos en hospitales privados de Montevideo.

Aurora Expeditions aseguró este martes que los seis evacuados "están estables", pero el resto de los pasajeros y tripulación, entre los cuales "no hay casos de fiebre", según la compañía, siguen confinados en el barco.

El AirbusA340 que realizará la evacuación ha sido reacondicionado para la tarea. "Está configurado con instalaciones médicas y se gestionará de acuerdo con el protocolo COVID-19 actual para garantizar la salud y seguridad de todos a bordo", informó Aurora Expeditions.

Talvi señaló el lunes que se está trabajando "de manera muy intensa" con el gobierno australiano para que un avión médico pueda evacuar a todos los pasajeros y tripulación que siguen en el barco, pero advirtió que conseguir la nave adecuada llevaría más tiempo de lo habitual.

 
En el caso de los pasajeros europeos y estadounidenses que dieron positivo para coronavirus, la naviera indicó que "deben esperar hasta que tengan un resultado negativo de la prueba" para organizar su salida a través de Sao Paulo y luego a su destino final. Los que ya han dado negativo podrían ser evacuados en los próximos días, "sujetos a una segunda prueba y al permiso del gobierno uruguayo".

El Greg Mortimer quedó varado mar adentro luego de que el Ministerio de Salud Pública y la Cancillería uruguaya le negaran permiso para desembarcar.

No obstante, un grupo de médicos y personal de laboratorio uruguayos subieron al barco el domingo para realizar hisopados y brindar asistencia médica.

Sebastián Yancev, uno de los 21 profesionales de la salud que asistió al buque, dijo que la alta tasa de contagio en su interior podría deberse a errores en las primeras medidas tomadas por el crucero, como aislar juntas a personas negativas con otras asintomáticas.

En cuanto al primer foco de contagio, opinó que es probable que se manifestara en Ushuaia, la ciudad austral argentina desde la cual el buque zarpó el 15 de marzo, desde donde tenía previsto dirigirse a las Islas Malvinas, a las Islas Georgias del Sur y después navegar por la costa de la Península Antártica, ante de volver a Ushuaia.

"Parece que la tripulación en Ushuaia tuvo un descanso. Ellos mismos presumen que (el contagio) pudo haber sido en ese momento, porque en Ushuaia hay mucho trasbordo de pasajeros de muchas nacionalidades a diferentes buques", declaró Yancev a medios locales.

El equipo sanitario quedó en contacto telefónico con los pacientes positivos y realiza su seguimiento a distancia.

Según Talvi, dos médicos venezolanos residentes en Uruguay quedaron a bordo del barco, contratados por la empresa australiana.

Fuente: Montevideo Portal 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias