Rivera con un equipo de gente en la primera línea de contención del Covid-19 en la frontera

Rivera 29 de julio de 2020 Por Victor Camargo
En una entrevista el inspector general de la Intendencia de Rivera, Carlos Migorena, narró las incidencias diarias de una labor incesante que no se detiene en ningún momento porque en ello va la salud y la seguridad de los uruguayos en prevención de los contagios que pueden traer los extranjeros que ingresan a Uruguay.
Screenshot_3-11-696x614

Carlos Migorena es el Inspector general de la Intendencia Municipal de Rivera, departamento uruguayo fronterizo con Brasil, una zona problemática en tiempos del coronavirus, donde el jerarca municipal con un equipo de colaboradores es la primera línea de contención del Covid-19.

En una entrevista a ICN Diario, Migorena narró las incidencias diarias de una labor incesante que no se detiene en ningún momento porque en ello va la salud y la seguridad de los uruguayos en prevención de los contagios que pueden traer los extranjeros que ingresan a Uruguay.

Migorena cuenta que el flujo de emigrantes que llegan a Rivera ha descendido bastante. Pero el problema es lo permeable que es ese paso de frontera porque muchos extranjeros entran en forma ilegal: “Nosotros tenemos equipos que actúan como un filtro, si los vemos en las calles, los abordamos, vemos en que situación están. Si acaban de ingresar los llevamos a un centro de contención donde se les realiza el hisopado”, explica.

Señala que hay “aproximadamente unos 30 (extranjeros) que hemos interceptado en esa condición. Cuatro dieron positivo. Es un porcentaje alto; es gente que viene viajando, pasando mil peripecias, vienen escapando de la pobreza, de distintas situaciones, inclusive políticas, llegan con muy pocos recursos, no se les niega la entrada porque lo que ellos solicitan es asilo, no vienen como turistas”, puntualiza Migorena.

Destaca que la frontera está blindada en ese sentido y que “si sobrepasan los filtros que tenemos en la ciudad, a la salida está el Ejército que intercepta todo tipo de vehículos, tanto particulares como los del transporte público”.

Uno de los hechos más impactantes refiere a los venezolanos y cubanos que son la gran mayoría de los que llegan a la frontera riverense desde lugares tan remotos de Brasil como es Roraima (frontera de Brasil con Venezuela) para pedir refugio en Uruguay.

En el caso de los cubanos el inspector general explica que esos extranjeros llegan a Surinam y pasan luego de allí a Roraima y desde allí vienen atravesando todo Brasil y en esto incide el problema de los contagios y destaca que en las condiciones sanitarias en las que viajan no son las mejores.

Narra que “en algunos casos vienen realizando changas, trabajos informales, que los llevan a que se encuentren muy expuestos al contagio”.

Recuerda que pocos dìas atrás “interceptamos con mi equipo en la terminal de ómnibus dos ciudadanos venezolanos y uno cubano, los cuales habían llegado directamente desde Livramento en un taxi y pretendían seguir hacía el sur sin ningún tipo de trámites”. Al interceptarlos explica: “Los aislamos en la propia terminal, fueron trasladados con todas las medidas de precaución y dos de ellos terminaron dando positivo”.

 

Fuente : ICN DIARIO.

Victor Camargo

Rivera mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo.

Te puede interesar