¿Miedo a que no dure la inmunidad al COVID-19? No temas

Coronavirus El sábado Por Matias Rodriguez
La disminución de los anticuerpos no es una señal de que nuestro sistema inmunológico esté fallando contra el coronavirus, ni un presagio de que no podamos desarrollar una vacuna viable.
2KIGJ2F6VZCVRE6LSMRVZABQQQ

En los últimos dos meses, han salido a la luz varios estudios científicos -algunos revisados por expertos, otros no- que indican que la respuesta de los anticuerpos de las personas infectadas por el SARS-CoV-2 se redujo significativamente en un plazo de dos meses. La noticia ha despertado el temor de que la propia inmunidad de los pacientes con Covid-19 pueda estar disminuyendo rápidamente, lo que disminuye las esperanzas de que se desarrolle una vacuna eficaz y duradera.

Pero estas preocupaciones son confusas y equivocadas.

Tanto la inmunidad natural de nuestros cuerpos como la adquirida a través de la vacunación tienen la misma función, que es inhibir un virus y evitar que cause una enfermedad. Pero no siempre funcionan de la misma manera.

 
Así que el descubrimiento de que los anticuerpos naturales en algunos pacientes de Covid-19 se están desvaneciendo no significa mucho para la probable eficacia de las vacunas en desarrollo. La ciencia, en este caso, puede ser más efectiva que la naturaleza.

 
El sistema inmunológico humano ha evolucionado para servir dos funciones: conveniencia y precisión. Por lo tanto, tenemos dos tipos de inmunidad: la inmunidad innata, que entra en acción a las pocas horas, a veces sólo minutos, de una infección, y la inmunidad adaptativa, que se desarrolla durante días y semanas.

Casi todas las células del cuerpo humano pueden detectar una infección viral, y cuando lo hacen, llaman a nuestros glóbulos blancos para que desplieguen una respuesta defensiva contra el agente infeccioso.

 
Cuando nuestra respuesta inmune innata tiene éxito en contener ese patógeno, la infección se resuelve rápidamente y, generalmente, sin muchos síntomas. En el caso de infecciones más sostenidas, sin embargo, es nuestro sistema inmunológico adaptativo el que se activa para ofrecernos protección.

El sistema inmunológico adaptativo consiste en dos tipos de glóbulos blancos, llamados células T y B, que detectan detalles moleculares específicos del virus y, en base a ello, montan una respuesta dirigida a él.

 
Un virus causa la enfermedad entrando en las células del cuerpo humano y secuestrando su maquinaria genética para reproducirse una y otra vez: Convierte a sus huéspedes en fábricas virales.

Las células T detectan y matan a las células infectadas. Las células B fabrican anticuerpos, una especie de proteína que se une a las partículas virales y les impide entrar en nuestras células; esto impide la replicación del virus y detiene la infección en su camino. El cuerpo entonces almacena las células T y B que ayudaron a eliminar la infección, en caso de que pudiera necesitarlas en el futuro para combatir el mismo virus de nuevo. Estas llamadas células de memoria son los principales agentes de la inmunidad a largo plazo.

 
Los anticuerpos producidos en respuesta a una infección común de coronavirus estacional duran alrededor de un año. Pero los anticuerpos generados por una infección de sarampión duran, y proporcionan protección, toda la vida.

Sin embargo, también ocurre que con otros virus la cantidad de anticuerpos en la sangre alcanza su punto máximo durante una infección y desciende después de que la infección se haya resuelto, a menudo en unos pocos meses: Este es el hecho que tiene a algunas personas preocupadas por el Covid-19, pero no significa lo que podría parecer.

 
Que los anticuerpos disminuyan una vez que la infección retrocede no es una señal de que estén fallando: Es un paso normal en el curso normal de una respuesta inmunológica.

     Ya hay más de 165 candidatas a vacuna contra el COVID-19 en preparación(Reuters)Tampoco un recuento de anticuerpos decreciente significa una inmunidad decreciente: Las células B de memoria que primero produjeron esos anticuerpos todavía están por ahí, y están listas para producir nuevos lotes de anticuerpos a pedido. Y es por eso que debemos tener esperanzas sobre las perspectivas de una vacuna para el Covid-19.

 
Una vacuna funciona imitando una infección natural, generando células T y B de memoria que pueden proporcionar una protección duradera en las personas vacunadas. Sin embargo, la inmunidad creada por las vacunas difiere de la inmunidad creada por una infección natural en varios aspectos importantes.

Prácticamente todos los virus que infectan a los humanos contienen en su genoma planos para producir proteínas que les ayudan a eludir la detección del sistema inmunitario innato. Por ejemplo, el SARS-CoV-2 parece tener un gen dedicado a silenciar el sistema inmunológico innato.

Entre los virus que se han hecho endémicos en los humanos, algunos también han descubierto formas de esquivar el sistema inmunológico adaptativo: El H.I.V.-1 muta rápidamente; los virus del herpes despliegan proteínas que pueden atrapar e incapacitar a los anticuerpos.

Afortunadamente, el SARS-CoV-2 no parece haber desarrollado todavía ninguno de esos trucos, lo que sugiere que todavía tenemos una oportunidad de detener su propagación y la pandemia mediante un enfoque de la vacuna relativamente sencillo.

Las vacunas vienen en diferentes sabores - pueden estar basadas en material viral atenuado muerto o vivo, ácidos nucleicos o proteínas recombinantes. Pero todas las vacunas consisten en dos componentes principales: un antígeno y un adyuvante.

El antígeno es la parte del virus a la que queremos que la respuesta inmune adaptativa reaccione y se dirija. El adyuvante es un agente que imita la infección y ayuda a impulsar la respuesta inmunológica.

Una belleza de las vacunas, y una de sus grandes ventajas sobre la reacción natural de nuestro cuerpo a las infecciones, es que sus antígenos pueden ser diseñados para centrar la respuesta inmune en el talón de Aquiles del virus (sea cual sea).

Otra ventaja es que las vacunas permiten diferentes tipos y diferentes dosis de adyuvantes, y por lo tanto, la calibración y el ajuste fino que puede ayudar a impulsar y alargar las respuestas inmunes.

La respuesta inmunológica generada contra un virus durante una infección natural está, hasta cierto punto, a merced del propio virus. No es así con las vacunas.

Dado que muchos virus evitan el sistema inmunológico innato, las infecciones naturales a veces no dan como resultado una inmunidad robusta o duradera. El virus del papiloma humano es uno de ellos, por lo que puede causar infecciones crónicas. La vacuna contra el virus del papiloma desencadena una respuesta de anticuerpos mucho mejor a su antígeno viral que una infección natural por VPH: Es casi 100 por ciento efectiva en la prevención de la infección y la enfermedad del VPH.

La vacuna no sólo protege contra la infección y la enfermedad, sino que también bloquea la transmisión viral y, si está suficientemente extendida, puede ayudar a conferir la llamada inmunidad de rebaño a una población.

La proporción de individuos en una población dada que necesita ser inmune a un nuevo virus para que todo el grupo esté, en efecto, protegido, depende del número básico de reproducción del virus - en términos generales: el número promedio de personas que una sola persona infectada infectará a su vez.

En el caso del sarampión, que es altamente contagioso, más del 90 por ciento de la población debe ser inmunizada para que los individuos no vacunados también estén protegidos. En el caso del Covid-19, la cifra estimada -que no está establecida, como es comprensible- oscila entre el 43 y el 66 por ciento.

Dadas las graves consecuencias del Covid-19 para muchos pacientes mayores, así como el curso impredecible de la enfermedad y sus consecuencias para los jóvenes, la única forma segura de lograr la inmunidad de la manada es mediante la vacunación. Esto, combinado con el hecho de que el SARS-CoV-2 parece no haber desarrollado aún un mecanismo para evadir la detección por parte de nuestro sistema inmunológico adaptativo, es una razón de peso para redoblar los esfuerzos para encontrar una vacuna rápidamente.

Por lo tanto, no se alarmen por los informes sobre la disminución de los recuentos de anticuerpos de los pacientes de Covid-19, que son irrelevantes para las perspectivas de encontrar una vacuna viable. Recuerden que ya hay más de 165 candidatas a vacuna en preparación, algunas de las cuales muestran resultados prometedores en los primeros ensayos.

Fuente: Infobae

Te puede interesar