Lorena Ponce de León: “Yo no estoy atrás de Luis, yo estoy al lado”

ACTUALIDAD El domingo Por Fabio Olivera
La primera dama brindó una extensa entrevista a Infobae donde habló, entre otras cosas, sobre su relación con el presidente y su rol actual.
707317

La primera dama y esposa del presidente de la República, Lorena Ponce de León, fue entrevistada por el portal web argentino Infobae, donde charló de todo: su relación con el presidente, su primera cita, la dificultad que pasaron para tener hijo y más.

Según narró Lorena a Infobae la primera vez que salieron fue cuando ella tenía 16 años y el presidente 19. Lacalle la llamó por teléfono para invitarla a salir, pero su salida no terminó de la mejor manera: "Nos aburrimos muchísimo", contó Lorena. Posteriormente, Lorena fue al recibimiento de Lacalle en su casa, a través de una amiga, y volvieron a reencontrarse.

Sobre la búsqueda de formar una familia y las dificultades que vivieron, Lorena contó que se sintió "derrumbada" cuando comenzaron a buscar un hijo y luego de varios intentos no lo consiguieron. "Hasta ese momento pensaba que podía construir un edificio en un desierto, pensaba que todo se podía, pero eso era ajeno a mí. No podía levantarme de la cama. Un día me puse a llorar en un supermercado mientras miraba una lechuga. Busqué ayuda y tomé antidepresivos para sacarme un poco de ese dolor", narró.

Consultada por Infobae sobre de qué manera golpeó a la familia cuando Lacalle perdió contra Tabaré Vázquez en el ballotage de 2014, explicó que el actual presidente tenía dudas de presentarse o no como presidente, pero un día lo confirmó. Luego, comenzó a recorrer el país y, según contó Lorena, la gente le decía que él tenía que ser el candidato. A pesar de haber perdido, Lorena explicó que para ella Luis "nunca pierde" porque gana en "experiencia, equipo, liderazgo y maneras de afrontar las adversidades".

"Fue toda una preparación para llegar a lo que es hoy, a tener el aplomo para ser un buen político. No hay que perder la compostura y no hay que calentarse. Eso te lo da la trayectoria y el entender qué es lo importante: si la calentura propia o el bien general. Cuando estás en un lugar de poder como el de Luis, tu responsabilidad es mucho mayor que el ego propio. Ese día en octubre fue una gran sorpresa. Al otro día se levantó y me dijo: "¿Y ahora?". Le pregunte qué le hacía feliz de todo este proceso y me dijo: "Estar con la gente". Entonces le dije: "Hacé el bolso y ándate a recorrer", agregó.

 
Consultada sobre si pensó en militar activamente, contestó: "La actividad política es para gente que tiene la capacidad de entrega total a la sociedad. Yo no sé si tengo esa impronta porque cuando Luis decidió dedicarse, se necesitaba al lado un complemento. Sobre todo, familiarmente por nuestros hijos. Yo soy fanática de la familia y para mí mis hijos son lo máximo. Por eso como madre entiendo que hay cosas que hay que cuidarlas mucho, entonces decidimos que él se dedicara cien por ciento, y yo me dedicaba a mi carrera, que me gratifica y me hace sentir plena".

Ponce de León aseguró que su esposo está donde tiene que estar, en referencia a la presidencia de la República. Argumentó que se da cuenta de que "está en su misión". "Va a aprender, va a hacer muchas cosas buenísimas y en algunas va a errar, porque es un ser humano. Pero va a estar haciendo siempre lo mejor de su parte, asesorándose porque tiene la humildad de la consulta", explicó.

Consultada sobre qué representa para el presidente, Lorena contestó: "¿Qué es eso de estar atrás de un presidente? Yo no estoy atrás de Luis, yo estoy al lado. Y no hay que ponerse atrás porque cuando lo haces, te colocás sola... y tampoco adelante porque en el equipo es cuando se destaca la acción de todos. Y es fundamental que cada uno tengo su protagonismo. Porque es importante llenar ese ego que también te enriquece y te hace fuerte. Porque te da seguridad, pero la suficiente como para tener la humildad para pedir disculpas, consejos y agradecer. Con Luis nos respetamos mucho y cuando respetas tanto al hombre que tenés al lado, no hay competencia. Somos un complemento: Luis con toda su exposición y sabiduría, y yo desde otro lado, pero no menor. De igual en importancia. Acá, en esta casa, somos los dos exactamente iguales".

Finalmente, la primera dama dijo que "nunca se vio como feminista" porque "no es una batalla que da o que dio". "Yo me fui haciendo camino al andar y tuve la suerte de que, si tenía piedras en el camino, las miraba, las enfrentaba y continuaba. Soy muy segura cuando quiero algo y, en ese sentido, soy bastante terca. Cuando busco un objetivo es muy difícil que me lo saques", concluyó.

Fuente : Montevideo portal 

Fabio Olivera

Rivera Mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo

Te puede interesar