Estudio relaciona la cafeína con una forma de incontinencia urinaria

Salud 31 de agosto de 2020 Por Jose I. Flores Ribeiro
Reducir el consumo de cafeína podría ser beneficioso para las personas que padecen un determinado tipo de incontinencia.
737398

116654360_3215076145198248_4401974771629006428_o

En todo el mundo, millones de personas padecen un incómodo trastorno físico, consistente en unas ganas irrefrenables y frecuentes de orinar, una dolencia que afecta sobre todo a los adultos mayores y que es una de las formas de incontinencia.

Calidad de vida alterada

La incontinencia urinaria que se expresa en la necesidad urgente y repetitiva de orinar, que puede presentarse en diversos momentos durante todo el día. Y la noche.

En efecto, una de las expresiones más frecuentes de este mal es la urgencia que sienten las personas afectadas por levantarse en varias ocasiones durante la noche para ir al baño.

Tal situación degrada la calidad de vida de la persona, al interrumpir e impedir el sueño, generando más cansancio y estrés.

Según el análisis efectuado por Mélanie Le Berre, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Montreal (UdeM), hasta el 47,9 por ciento de los hombres y el 52,5 por ciento de las mujeres de edad adulta padecen algunos de los síntomas que indican la presencia de trastornos urinarios, según informa Radio Canadá Internacional.

El trastorno alcanza en algunos casos tal nivel de gravedad que puede alterar la vida psíquica y social del sujeto.

Le Berre, que cursa sus estudios de posgrado en la Escuela de Readaptación de la UdeM, sostiene que, cuando la necesidad de ir al baño se convierte en irrefrenable, la pista de la cafeína como elemento que podría provocar tal situación aparece en gran número de investigaciones.

La cafeína es considerada como un diurético ligero, en dosis superiores a 250 miligramos, por lo que el consumo regular y abundante de esa sustancia podría acelerar la producción de orina.

Incontinencia y urgencia

La especialista en intervenciones de rehabilitación para personas mayores llevó a cabo la revisión de 26 investigaciones sobre la materia, que analizan distintos factores relacionados con los trastornos urinarios. Entre las cuestiones abordadas, los investigadores estudiaron los síntomas que presentaron personas consumidoras de café, por un lado, y los de quienes prefieren ingerir bebidas descafeinadas.

El objetivo de esas investigaciones fue determinar si retirar el consumo de líquidos que contienen cafeína modificaba tales síntomas.

La conclusión de la revisión del conjunto de estos estudios permite sostener que disminuir la ingesta de cafeína se presenta como "eficaz para reducir las ganas urgentes" de orinar, indica Le Berre, citada por el periódico de la casa de estudios.

 
La cafeína y otras sustancias de la misma familia tienen un efecto excitador adicional sobre el músculo que se encuentra en la capa que cubre la vejiga (músculo liso del detrusor). El efecto de ese proceso es que la persona ve incrementada la sensación de llenado de la vejiga. En situaciones normales, decidimos ir al baño cuando ese músculo nos avisa que nuestra vejiga está completa y no pude seguir acumulando líquido. La disfunción, en este caso, consiste en un aviso prematuro una "alarma exagerada", por la que el paciente siente la necesidad urgente de ir al baño, aún cuando la orina acumulada no es suficiente para colmar la capacidad de llenado de la vejiga.

Le Berre se interesa por las formas de reducir los síntomas de la incontinencia urinaria, ya que los mismos constituyen uno de los factores que, con mayor frecuencia, afectan a las personas mayores, deteriorando la calidad de vida de estas.

Pero la especialista hace otro aporte sorprendente: la incontinencia incrementa el riesgo de caídas entre los ancianos.

"De hecho, las personas mayores con incontinencia urinaria tienen un 50% más de riesgo de caerse que otros", dice Le Berre, que dedicó su tesis de maestría específicamente al tema.

Entre las recomendaciones médicas para abordar el tratamiento del problema se cuentan favorecer la pérdida de peso para aligerar la carga del suelo pélvico, adaptar la actividad física, optimizar la hidratación, seguir un programa de ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico e iniciar el reentrenamiento de la vejiga.

Hábitos y consejos prácticos

La Fundación Canadiense de Ayuda a las Personas con Incontinencia sugiere un puñado de consejos que podrían facilitarle a los afectados mejorar su situación.


Las recomendaciones incluyen:

• Evitar los líquidos que puedan irritar la vejiga (por ejemplo, las bebidas con cafeína).
• Evitar el estreñimiento.
• Mantener un peso saludable.
• Mantenerse activo y en movimiento.
• Evitar la actividad física intensa y repetida.
• No fumar.
• Preguntar a su médico o profesional sanitario si sus medicamentos pueden afectar a su vejiga. Dígale que está perdiendo orina.

Fuente: Montevideo Portal.

Jose I. Flores Ribeiro

Rivera mi Ciudad - El Portal de Noticias Uruguayo.
Actualizando la información cada día.



Te puede interesar