Hicieron una fiesta nocturna de 400 personas de tapabocas en las afueras de Barcelona para un ensayo sobre el covid

ACTUALIDAD 21 de mayo de 2021 Por Victor Camargo
Los asistentes solo podían sacarse el tapabocas para tomar o fumar durante el evento, que duró cuatro horas
Fiesta - AFP
AFP

Copas, bailes, música a todo volumen. Aunque sea por unas horas, la calle del Pecado de Sitges (España) recuperó su ambiente prepandémico durante un ensayo para reabrir el ocio nocturno de forma segura a pesar del coronavirus. 

Durante cuatro horas en la noche del jueves al viernes, en esta festiva villa costera cercana a Barcelona, los bármanes volvieron a agitar sus cocteleras y las pistas se llenaron de jóvenes y adultos bailando sin distancia al ritmo de la música electrónica, mientras en la barra se iban acumulando las copas vacías.

Solo los tapabocas quirúrgicos o FFP2, que los 400 participantes del ensayo podían quitarse al beber o fumar, recordaban la permanencia de un virus que ha apagado la animada vida nocturna española.

"Cuando vi que había una oportunidad de por fin salir de fiesta, no lo pensé dos veces (...) Salí por última vez en marzo de 2020. Desde entonces encerrada, ahora parezco universitaria, con ganas locas de salir el jueves", reconocía a la AFPTV Núria Miralpeix, director financiera de 38 años.

"Es un poco light, son pocas horas, pero se tiene que aprovechar", explicaba Edgar, estudiante de 37 años.

Todos ellos se sometieron horas antes a un test de antígenos de covid-19. Y cinco días después, tiempo durante el que les piden repetir las indicaciones sanitarias, deberá pasar otro para estudiar si hubo o no contagios.

El evento supone un fugaz soplo de oxígeno para los propietarios de los locales de fiesta, cerrados en esta región de España desde marzo de 2020, con un breve paréntesis entre junio y julio.

"Ha sido una época muy complicada, porque hemos estado más de un año cerrados (...) Hacemos esta prueba para demostrar que el ocio nocturno es seguro", decía Miriam Morató, propietaria de 48 años del bar Las Vegas.

Organizado por el ayuntamiento y las autoridades sanitarias regionales, el ensayo cerró 400 metros de la popular "calle el Pecado". El objetivo "es reactivar este sector económico que lleva más de un año cerrado, que la gente pueda volver a trabajar", señaló la alcaldesa de Sitges, Aurora Carbonell.

Este estudio sigue la senda de dos conciertos realizados en Barcelona, con tapabocas pero sin distancia de seguridad: el primero en diciembre con un aforo de 500 personas y otro, en marzo, con 5 mil personas en un gran pabellón de conciertos.

Como en esta ocasión, el público pasó un test de antígenos antes del evento. Según sus organizadores, la asistencia a estos conciertos no provocó contagios.

AFP

Victor Camargo

Rivera mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo.

Te puede interesar