Mides avaló contratación de líder de una presunta secta

Política 17 de octubre de 2019 Por
Así lo reconoció el propio ministerio en una respuesta a un pedido de informe del diputado nacionalista Pablo Abdala.
MIDES

El diario el País en el día de hoy informó , que tras un pedido de informes realizado por el diputado nacionalista Pablo Abdala, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) reconoció que contrató a una escuela de yoga que es investigada por la Justicia de operar como una presunta secta.

 
Abdala solicitó información para saber si el Instituto Nacional de la Juventud (INJU) “celebró un convenio” con la escuela, ya que “de acuerdo a distintas investigaciones periodísticas y a una de tipo judicial”, en Montevideo, “a partir del año 2010 habría actuado una supuesta escuela de yoga que, en realidad, escondía una secta dedicada a la trata de personas”. “La misma tenía por finalidad la captación de mujeres que, a través de la manipulación sicológica, eran incorporadas a la organización, adoctrinadas en determinadas creencias y luego trasladadas a un campamento en una ciudad de Rumania”, dice el diputado en el pedido. Además agrega: “Una vez allí, según las referidas versiones judiciales y periodísticas, eran sometidas a distintas formas de explotación sexual”.

 
El Mides respondió que el INJU “realiza llamados abiertos para la presentación de propuestas de talleres artísticos, culturales y educativos” y que la escuela de yoga, hoy investigada por la Justicia, “ofreció talleres desde agosto de 2013 hasta julio de 2016”.

Abdala solicitó se informe acerca de si el INJU o el Mides tuvieron conocimiento sobre los antecedentes, actividades y sobre “la eventualidad de que la misma escondiera la existencia de una secta” al momento de realizar el convenio. El ministerio respondió que para adjudicar los espacios y la realización de un taller “son necesariamente evaluados los currículum de los talleristas ofertantes” y que “el currículum del tallerista titular de la escuela fue evaluado positivamente”.

El mismo es un ciudadano rumano vinculado a un movimiento originario del país europeo acusado de pornografía, trata de personas y cuyo líder está prófugo. La cartera indicó que “durante el período en que se ejecutaron los talleres en cuestión no existió denuncia al respecto”. Según supo El País, la primera denuncia ocurrió a principios de esta década, cuando una madre aseguró que sus dos hijas habían viajado a Rumania y no habían vuelto. La segunda fue en 2013 y la última, de un anónimo, el año pasado. Abdala indicó que hoy planteará el tema en la “Comisión Permanente” del Parlamento.

Fuente : El PAÍS 

Victor Camargo

Rivera mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo.

publicidades.imagen.a3dbea3ea14c7c89.696d6167656e2e706e67

Te puede interesar