Tras muerte de trabajador, sindicato de UTE denuncia estado "calamitoso" en estaciones

Noticias Generales 03 de diciembre de 2019 Por
El gremio resolvió aplicar este lunes un paro de 24 horas luego que un trabajador perdiera la vida por las quemaduras graves que sufrió en un accidente laboral
20120223_palacio_luz_668_20120704184150_801

Los trabajadores de UTE iniciaron un paro general de 24 horas tras el fallecimiento de Carlos Mercado, un trabajador que estuvo internado con quemaduras graves luego de haber padecido un accidente laboral la semana pasada en la estación 32 del barrio Cordón. El paro comenzó a las 14 horas de este lunes.

El presidente de la Agrupación de Funcionarios de UTE (AUTE), Gabriel Soto, explicó a El Observador que los operadores, previo a realizar cualquier tarea, cambian “la configuración de la red” para aislar la zona en la que trabajarán para "no tener que cortarle la luz a la gente”.

Si bien confirmó que el informe técnico sobre lo ocurrido el día del accidente “está casi pronto”, adelantó que hubo “una alteración en la secuencia” que provocó la tragedia, pero que hay “muchos mecanismos que pueden inducirte al error”. Aclaró que “no falló la instalación”, pero señaló que “la tecnología de esa estación es de unos 30 o 40 años”. “Está construida bajo otros paradigmas en seguridad”, recalcó.

“Las instalaciones nuevas que se hacen son de otra tecnología, ya no son con barras al descubierto, todas con envolvente metálico”, aseguró Soto. La estación 32 no cuenta con un “sistema antierror” y además tiene “la barra descubierta”. “Cuando se produce el arco, da sobre el operador y eso fue lo que pasó”, explicó. Para el presidente de AUTE, la mayor parte de las instalaciones de Montevideo no tienen mejoras. Las “estaciones y subestaciones tienen un estado calamitoso”, dijo.

“La solución pasa por ir a un plan de mejora a corto plazo”, aseguró. Y agregó que la mejora no implica “cambiar todo” sino “instalar sistemas de seguridad y bloqueo”. Confirmó que los trabajadores dejarán de realizar este tipo de tareas si no cambian las condiciones. 

Aseguró que la víctima “tenía todos los implementos de seguridad que la normativa exige”,pero eso no significa que sean los adecuados. “La ropa no fue la adecuada, literalmente se prendió fuego”, dijo. “No digo que se hubiese salvado por tener la ropa antillamas pero sí hubiese disminuido el impacto”, agregó.

Sobre el paro general, Soto explicó que pretenden enviarle un mensaje a la institución, a los trabajadores y también a la población. “En los temas de seguridad no puede haber especulación, ni de montos económicos, ni de políticas; para nosotros es innegociable”, fue el mensaje dirigido a las autoridades de UTE.

“Para nosotros el mensaje es tomar conciencia y reflexionar de que no trabajamos con caramelos, la prioridad es cuidarse por sobre todas las cosas”, es el mensaje enviado a los operadores. Y a la población Soto le pide mayor sensibilidad. “A veces ve una cuadrilla trabajando y como está sin luz presiona. Hay falta de comprensión en la tarea y nos lleva a trabajar nerviosos”, explicó.

Insistió en que el punto central del "plan de mejora" es mejorar la seguridad pero además “reforzar los planes de capacitación y de formación”. “De nada sirve mejorar las instalaciones si después no respetamos las normas de seguridad”, finalizó.

Balance y proyección
Soto reconoció que recibieron “llamadas de las autoridades” y que los “gestos necesarios e imprescindibles estuvieron”. Agregó además que hay un acuerdo con las autoridades de “cambiar toda la ropa que tenemos por la antillamas”. Al respecto, aseguró que “se inició la compra” pero que es “un monto muy grande”, la ropa “tiene cuidados especiales” y requiere “capacitación especial al personal” dado que “tienen que aprender hasta cómo lavarla”, advirtió.

El director de UTE Walter Sosa lamentó el fallecimiento del funcionario, comentó que el paro decretado por AUTE “es una medida respetable y entendible” y cree que servirá “para generar un espacio de reflexión sobre la importancia de la seguridad en el trabajo”.

Según Sosa “existen miles y miles de estaciones que se van renovando con el paso del tiempo, y siempre alguna va quedando con una tecnología más antigua”. Explicó que algunas estaciones son "modulares" y "cuentan con una tecnología más moderna", mientras que hay otras "clásicas", como es el caso de la estación 32 de Cordón. 

Comentó que UTE cuenta con “300 estaciones y casi 54.000 subestaciones en todo el país”, por lo que “no es sencillo, ni posible” renovarlas todas “con mejores tecnologías”, concluyó.

Fuente: El Observador 

Fabio Olivera

Rivera Mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo

publicidades.imagen.a3dbea3ea14c7c89.696d6167656e2e706e67

Te puede interesar