El Frente reclamó la aprobación de la ley de financiación de partidos

Política 31 de mayo de 2019 Por
En el oficialismo se cuestiona la negativa de las “oposiciones” a llegar a un acuerdo para que la campaña “no dependa del dinero”.
XSPbW6er8RJC
MAURICIO 123





Desde el inicio mismo de este período parlamentario, el 1 de marzo, el proyecto de ley que establece nuevas normas para el financiamiento de los partidos políticos figura en el orden del día de la Cámara de Diputados. 

Sesión tras sesión la iniciativa, sancionada el año pasado en el Senado, es invariablemente dejada de lado. El motivo es bien práctico: la falta de acuerdo entre las distintas bancadas para sacar adelante un tema que cambiará para siempre la forma de hacer campaña. 

La Mesa Política Nacional del Frente Amplio analizó este viernes la situación planteada, a partir de la “preocupación” que en el oficialismo viene generando el “gran desembolso” de dinero que “algunos candidatos” están realizando de cara la instancia interna del 30 de junio. 

Una preocupación basada en ver “cómo el poder económico” está teniendo repercusiones importantes en esta campaña. Así lo dijo el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda.

Es por eso que el oficialismo insistió en la inmediata aprobación del proyecto, lamentando Miranda su falta de discusión en la Cámara Baja por la “negativa de las oposiciones a llegar a un acuerdo para tener una campaña que no dependa del dinero”.

Miranda remarcó que, para el Frente Amplio, este es un tema central. Sobre todo, dijo, para conocer los caudales que se están manejando y para que la elección sea definida según un debate de ideas y no en función del dinero.

La consecuencia, advirtió, sería la “mercantilización de la política”.

Miranda concluyó como fundamental la transparencia en la financiación de la campaña y en la trazabilidad del dinero. “La conjunción de dinero y política”.

El proyecto limita los aportes que pueden recibir los candidatos y estructura en forma específica la campaña electoral.

Por ejemplo, los partidos solo podrán ser financiados a través de donaciones personales, que no podrán superar las 400 mil unidades indexadas en el caso de los postulantes a la Presidencia de la República, y de 300 mil para senadores, diputados e intendentes. Quedarán prohibidas las realizadas en forma anónima y las provenientes de empresas.

Este último punto es el principal foco de rechazo del Partido Nacional al proyecto. 

Si se aprueba, los candidatos ya no podrán donar dinero para su propia campaña, tal como se permite hasta ahora. Toda donación deberá hacerse a su vez a través de transferencias bancarias o por medios electrónicos, eliminándose el efectivo.

Esta disposición también es rebatida por los blancos. 

A su vez, se elimina el uso de dinero en efectivo como medio de pago y se fijan montos máximos para la autodonación, de modo que los candidatos ya no podrán donarse a sí mismos todo lo que quieran, como sucede actualmente.

El otro punto de resistencia es el artículo 13, que les concede a los partidos un espacio gratuito de publicidad de diez minutos cada hora durante la campaña electoral en televisión abierta. La polémica está generada en la distribución de ese espacio.

La mitad, según se dispone, debería ser repartido en forma igualitaria para los lemas con representación parlamentaria. El problema es que, del resto, el 45% será asignado en función de los resultados de la elección anterior.

En este caso, la férrea oposición llega desde el Partido Colorado, al entender que por esta vía el Frente Amplio quiere sacar "ventajas indebidas e inconstitucionales" en la próxima elección. 

Mucho perfume

Más allá de la postura expresada por Miranda, lo cierto es que al Frente Amplio le sigue faltando un voto para aprobar el proyecto en Diputados. 

Darío Pérez se sigue negando a votar el articulado. El legislador por Maldonado tiene pendiente una reunión con sus compañeros para acercar posiciones. El encuentro no tiene fecha, por la votación efectiva sigue siendo lejana.

Desde la Liga Federal se dijo a ECOS que, en términos generales, están de acuerdo con la cristalinidad, el nombre del proyecto y el “perfume” que tiene. 

“El tema es que al ir a la letra chica de la ley analizamos que cómo venía del Senado había que hacerle modificaciones”, afirmó un dirigente. 

Pérez considera que la Corte Electoral no está preparada, ni en recursos humanos ni materiales, para realizar las tareas que les encomendaba la ley como organismo rector. Afirma que constitucionalmente no se la concibió para negociar minutos de televisión. 

Además, asegura que se perjudica a los sectores partidos o grupos pequeños, particularmente a los del interior, “por las trabas y requisitos que estaban previstos para favorecer a los grandes grupos o sectores con mayor poder de organización y finanzas reunidas previamente a la aprobación de la ley”.

Por ende, Pérez considera que el proyecto va en contra del elector, que debe tener libertad de elegir entre diversas opciones.

Como ejemplo, el diputado insiste en la “vieja y tradicional" forma de financiarse a través de rifas, almuerzos o cenas para recaudar fondos, “sin tener que pasar por el Banco República a comprar el ticket”.

Victor Camargo

Rivera mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo.

publicidades.imagen.a3dbea3ea14c7c89.696d6167656e2e706e67

Te puede interesar