Policía crea registro de ADN de familiares de personas ausentes

Policiales 06 de septiembre de 2019 Por
Se trata del sistema Codis instalado por el FBI. Hay más de 500 casos abiertos sin resolver.
0002412133
MAURICIO 123





La Policía crea un banco genético con familiares de personas ausentes, informa Búsqueda.
 
Lo confirmó Natalia Sandberg, encargada del Registro Nacional de Huellas Genéticas que funciona en la órbita de la Policía Científica.

La función será ir comparando restos humanos desconocidos con la información contenida en el banco genético que funciona con un sistema instalado por el FBI llamado Codis (Combined DNA Index System).

Otra información contenida en este laboratorio son las huellas genéticas digitalizadas de todas las personas imputadas en un proceso penal. Allí hay datos de personas procesadas con o sin prisión, o procesados en el juzgado de faltas. Todos ellos están obligados a prestar su ADN.

Cuando ocurre un delito, la Policía Científica contrasta la base de datos con pruebas biológicas (sangre, semen, sudor, saliva, entre otros fluidos corporales).

Gracias a esto, se han resuelto 520 de los 1.350 casos criminales que estaban sin definición desde el año 2000, muchos de ellos homicidios y delitos sexuales.

Sandberg es cauta cuando analiza si se obtendrán buenos resultados con el nuevo registro de personas ausentes. "No sabemos qué impacta tendrá. Sí sabemos que será algo bueno porque es una herramienta con la que no contábamos".

Se considera ausente a las personas que desaparecen físicamente del lugar en que se vive o se desenvuelve habitualmente sin haber informado de su intención de hacerlo.

Esta definición fue creada a partir de 2004 cuando comenzó a funcionar el Registro y Búsqueda de Personas Ausentes.

En lo que va del año se denunciaron 2.500 desapariciones. Se trata de un número que aumenta año a año en función de la mayor facilidad que se tiene para hacer la denuncia.

Del total, un 90% se solucionaron de manera expeditiva. El resto son considerados casos "complejos" cuyas líneas de investigación podrían explicarse como suicidios, trata de personas, homicidios o personas que se fueron y ni quieren ser encontradas por las razones que sean.

En su sitio web, el Ministerio del Interior conserva una lista de 194 personas ausentes. La más antigua es Tabaré López Gallo, quien desapareció en 1981 cuando tenía 61 años. Uno de sus sellos de identidad es que tenía dos dientes de oro.

También hay otros casos emblemáticos como el de Ignacio Susaeta, desaparecido en 2015 a los 23 años. Se fue de su casa en auto a ver un amigo y nadie de su entorno volvió a verlo.

Con la nueva base de datos de familiares de personas ausentes, la Policía espera resolver algunos casos complejos.

Los familiares -con grado de cosanguineidad de hasta primera línea: padres, hijos) pueden donar en forma gratuita su ADN.

Para entrar al registro hay que esperar unos tres meses. La razón es puramente económica: tomar muestras cuesta unos 70 dólares cada una.

También se aceptarán otras muestras de referencia directa como cepillo de dientes, máquinas de afeitar pipas, bombillas, colillas de cigarros, ropa íntima, muestras médicas, etcétera.

Fuente: Subrayado

Fabio Olivera

Rivera Mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo

publicidades.imagen.a3dbea3ea14c7c89.696d6167656e2e706e67

Te puede interesar