Rivera Mi Ciudad - Portal de Noticias de Rivera Rivera Mi Ciudad - Portal de Noticias de Rivera

Últimas noticias

El ataque de una mantis religiosa analizado a cámara lenta revela un comportamiento jamás observado en este insecto

El depredador es capaz de ajustar y corregir sus movimientos en milésimas de segundo.

Naturaleza 22 de mayo de 2020 Victor Camargo Victor Camargo
5ec6850859bf5b70721664be

La mantis religiosa es capaz de ajustar la rapidez y la trayectoria de su ataque en un rango de milésimas de segundo dependiendo de la velocidad de su presa e incluso abortar un 'asalto' a la mitad, sugiere un estudio publicado este mes en la revista Biology Letters.

A diferencia de otros depredadores, este insecto no acecha ni persigue a sus presas, sino que las espera en absoluta inmovilidad, mimetizándose con su entorno. Cuando la víctima se acerca inadvertidamente, la mantis la atrapa extendiendo súbitamente sus largas y poderosas patas delanteras.

Hasta ahora, los científicos pensaban que este tipo de técnica consiste en un mismo movimiento que el insecto ejecuta invariablemente una y otra vez. Y es que muchos de los depredadores más conocidos por este tipo de ataques sorpresivos dependen de un movimiento similar a un resorte, tal y como sucede con la garra de la langosta boxeadora o la lengua proyectada por las ranas.

Ataque relámpago

"La suposición era que un resorte requiere ser cargado con una determinada fuerza para saltar a la posición inicial, dejando poco espacio para la variación", explica Sergio Rossoni, investigador del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y autor principal del trabajo, citado por el portal Live Science.

Para someter esa conjetura a prueba, los investigadores documentaron los hábitos de caza de una mantis de la especie Polyspilota aeruginosa, filmando el momento en que atrapa a pequeños insectos u otros diminutos objetos a 200 cuadros por segundo.

Tras analizar las grabaciones, descubrieron que los ataques del depredador variaban sustancialmente a una velocidad entre los 60 y 290 milisegundos en función de qué tan rápido se desplazaba la presa.

Preciso y calculado

Pero el resultado más inesperado fue la capacidad de la mantis de pausar un ataque, ya sea para corregir el movimiento en caso de haberse apresurado demasiado o incluso de abandonar el intento por completo, a mitad de camino.

Este comportamiento nunca había sido observado en esta clase de insectos, detalla Rossoni.

Los autores de la publicación concluyen que la mantis es capaz de controlar la sincronización de su ataque, calculando con precisión la velocidad y la trayectoria.

Una habilidad sorprendente

"No estoy sugiriendo que pueden hacer operaciones matemáticas, al igual que los humanos no calculan conscientemente la velocidad de una pelota en movimiento cuando intentan atraparla", señaló Rossoni.

Y añadió: "Pero el sistema nervioso de los mantodeos de alguna manera es capaz de transformar información visual sobre la presa en una secuencia bien sincronizada de producción motora".

"¡Para un cerebro tan pequeño como el de un insecto, eso es bastante formidable! Por eso nos gustaría comprender cómo el sistema nervioso de la mantis es capaz de esto, en futuras investigaciones", resumió.

Fuente : RT

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias