Uno a uno, los delitos que llevaron a la cárcel a un alto jerarca policial

Policiales - Judiciales 11 de noviembre de 2021 Por Victor Camargo
El caso cayó en manos del fiscal de 2° Turno de San Carlos, Jorge Vaz, que con cautela comenzó a investigar al excoordinador de la Jefatura de Policía de Maldonado.
Preso - Policía

La investigación en torno a Fernando Pereira, excoordinador de la Jefatura de Policía de Maldonado, comenzó el año pasado con una denuncia anónima. Esta anunciaba que el número tres de la Policía fernandina había cometido varios delitos en Maldonado. El caso cayó en manos del fiscal de 2° Turno de San Carlos, Jorge Vaz, que con cautela comenzó a investigar al policía. Uno de los elementos que se usaron durante esa indagatoria, que duró unos ochos meses, fue el de las interceptaciones telefónicas.

 
En junio de este año, con varios elementos en su carpeta investigativa, Vaz solicitó a la Justicia que se imputara a Pereira por cinco delitos: abuso de funciones -de los que se contabilizaron unos 17 casos-, faena clandestina, omisión contumacial de los deberes del cargo, revelación de secreto y omisión en denunciar denuncias.

 
El fiscal Vaz logró ayer una condena, tras un proceso abreviado, de 24 meses de prisión para Pereira. Pero, ¿qué fue lo que hizo el jerarca policial?


Los hechos.

Según la investigación de Vaz, Pereira utilizó para su beneficio personal la camioneta que le entregó el Ministerio del Interior para que cumpliera sus funciones como policía. En la investigación se pudo determinar que el policía fue “en reiteradas oportunidades” a una propiedad rural que tenía en paraje Garzón, lo cual configura un delito.

El exjerarca también encubrió a otros policías que realizaban tareas de vigilancia privada, lo cual está prohibido por la Ley Orgánica Policial. Según supo El País en base a fuentes del caso, Pereira sabía de otros policías que brindaban ese servicio y además, en un caso le dijo a uno de ellos que cambiara la ruta que hacía porque un asesor del jefe de Policía Julio Pioli lo estaba siguiendo. Esto fue descubierto en una llamada que Pereira realizó el 31 de marzo de este año.

Por otra parte, se pudo comprobar que en el marco de una amistad que el policía tenía con el exministro de Turismo Germán Cardoso, cometió reiterados delitos de abusos de funciones. Uno de estos ocurrió cuando Cardoso le pidió que atendiera a una empleada suya que era víctima de acoso verbal por un vecino. Para conformar al exministro, el policía se comunicó con otros jerarcas y pidió que se implicaran en el caso.

En otra ocasión, Pereira mandó una patrulla porque le habían roto un vidrio al auto de Cardoso. Otra vez llamó a la seccional décima de Maldonado porque una amiga del exministro había tenido un siniestro y quería saber si le habían hecho espirometría. La Justicia entendió, tras el pedido de Vaz, que el policía había abusado de su cargo al realizar gestiones para terceros incumpliendo los protocolos existentes que tiene que realizar cualquier denunciante. Para complacer a terceros ordenó a sus subalternos.

También se lo halló culpable de faena clandestina, ya que el policía vendió corderos para las fiestas de fin de año a otros policías.

En lo que refiere al delito de revelación de secretos, de la indagatoria surgió evidencia de que Pereira filtraba información reservada a periodistas. Y también cometió un delito de omisión de denunciar delitos al pedirle a otro policía que investigara un abigeato pero que no denunciara para que no impactara en la estadística de denuncias de delitos.

Durante la investigación el fiscal agregó otro delito para Pereira: tráfico interno de armas. En 2018 Pereira vendió un arma de fuego a otro policía sin hacer el trámite correspondiente. El 18 de diciembre de ese año esa arma fue hurtada con seis proyectiles dentro. A los pocos meses, un delincuente la usó para dispararle a otra persona en Cerro Largo. El 7 de mayo de este año Pereira presentó en el Registro Nacional de Armas la transferencia de la guía de posesión, cuando el arma había sido incautada en el marco de la investigación por los disparos que hirieron a un hombre. Se espera que en los próximos días pidan la imputación del policía que compró el arma a Pereira.

La pena que se impuso tras proceso abreviado

El fiscal de San Carlos Jorge Vaz logró que Pereira fuera condenado a 24 meses de prisión por los delitos cometidos. Esta pena se cumplirá de la siguiente manera: nueve meses de prisión efectiva, tres meses de arresto domiciliario total y 12 meses bajo el régimen de libertad a prueba. Durante el último año de la condena el policía deberá fijar domicilio y tendrá prohibido salir del país. Además, quedó inhabilitado por dos años para ejercer cargos públicos. También deberá pagar una multa de 50 UR (Unidades Reajustables), que son unos $ 70.000.

Fuente : EL PAÍS 

Victor Camargo

Rivera mi Ciudad
El Portal de Noticias Uruguayo.

Te puede interesar