Portal de Noticias Rivera mi Ciudad Portal de Noticias Rivera mi Ciudad

Últimas noticias

Usurpan valiosos terrenos de argentinos en La Juanita

A principios de este mes, la Justicia procesó a un escribano y a un operador inmobiliario -un exedil colorado-, pero no tipificó delito para las personas que compraron los lotes a un precio vil.

Policiales 15 de febrero de 2021 Fabio Olivera Fabio Olivera
87385163

Por lo menos seis terrenos propiedad de argentinos ubicados a poca distancia de la playa fueron ocupados en el balneario La Juanita de Punta del Este. Los propietarios presentaron denuncias ante la Fiscalía.

 
Los precios de los terrenos con documentación legal oscilan entre los US$ 70.000 y US$ 140.000, dependiendo de su ubicación. Mientras, los derechos posesorios de lotes en ese balneario hoy se comercializan a US$ 40.000.

En uno de los casos, la propiedad de dos terrenos usurpados pertenece a una ciudadana argentina, defendida por el penalista Eduardo Sasson.

A principios de este mes, la Justicia procesó a un escribano y a un operador inmobiliario -un exedil colorado-, pero no tipificó delito para las personas que compraron los lotes a un precio vil, según dijo el profesional a El País.

Uno de los compradores es hermano de un conocido chef argentino.

La herencia

En el mes de diciembre del año 2019, la ciudadana argentina mencionada antes concurrió a José Ignacio -más concretamente a La Juanita- a ver los terrenos de su propiedad, pues se encontraba cerca de concretar una venta de esos lotes. Los inmuebles habían sido heredados de su tío, fallecido en el año 2015.

En esta ocasión, la ciudadana argentino se enteró que en los predios se habían colocados carteles ofertándolos en venta, lo que no había sido consentido, ni mucho menos ordenado, por ella.

Según relató Sasson, luego de realizar una investigación con vecinos de la zona, la heredera tomó conocimiento que los predios habían sido enajenados mediante un poder presuntamente otorgado por su tío en el 2018. Éste había fallecido tres años antes.

“Resulta que el escribano hoy condenado había confeccionado dicho poder y colocado como beneficiario a un ciudadano argentino, quien haciendo uso de tal poder, vendió por un precio completamente irrisorio los terrenos”, explicó Sasson.

Y agregó que esta práctica de falsificar documentos para proceder a realizar negocios fraudulentos es corriente en el escribano hoy acusado.

El comprador del predio procede, en forma inmediata, a volver a vender la propiedad, por un precio nuevamente irrisorio, pero duplicando lo por él abonado.

“A mi juicio, ese comprador también es responsable penalmente de la maniobra”, opinó el abogado.

Lo llamativo de estas ventas es que intervinieron escribanos que nunca tuvieron en su poder los títulos y hasta donde le consta a Sasson, tampoco actuaron con segundas copias.

También llama la atención de Sasson la omisión de los profesionales en realizar los controles que la normativa de lavado de activos les impone, pues de haber actuado correctamente hubieran tomado conocimiento que los sujetos que participaron e intermediaron en las ventas poseen un extenso prontuario penal y múltiples denuncias en su contra. Muchas de esas acusaciones son por hechos prácticamente idénticos a los hoy denunciados.

Luego de realizada la denuncia por la propietaria argentina, la Fiscalía de San Carlos comenzó a investigar. Luego de un año aproximadamente, solo imputó y a la postre realizó un proceso abreviado sin pena de prisión y sin trabar ningún tipo de medida sobre los bienes de los imputados, a un escribano de 75 años y a un exedil colorado, ambos insolventes.

“Esta condena simbólica sucedió el 3 de febrero sin haber participado de ninguna forma a la defensa de la víctima en tal instancia”, criticó Sasson.

Y agregó que, desde la perspectiva de la víctima, se entiende que la investigación debe extenderse.

Es por ello que el profesional pidió a la Fiscalía que intime a las escribanas actuantes a presentar documentos que respalden las operaciones.

Por otro lado, opinó, la Fiscalía debe también evaluar la responsabilidad de quien adquiere un inmueble por un precio absolutamente irrisorio -precio vil- fruto de un ilícito de forma notoria, y procede a transferir y convertir dicho bien en forma casi inmediata.

Según Sasson, se ha hecho llegar a los entornos cercanos de la víctima, que las personas que se encuentran vinculadas a las operaciones denunciadas, son parte de una organización que se dedica a este tipo de maniobras desde hace mucho tiempo, contando con el apoyo o la participación de funcionarios públicos y agentes inmobiliarios.

FUENTE EL PAIS 

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias